Ir a la navegación de contenido, también puede utilizar la flechas arriba y abajo para desplazarse por la página.
In English
James

El 3 de diciembre de 2009 fue el último día en que caminé. Comencé a tomar whisky con cola en la casa, pero más whisky que cola. Me conseguí con un amigo en un bar local y continué tomando. Nos fuimos alrededor de la medianoche a su apartamento en donde íbamos a jugar póquer. Nunca llegamos. Con suerte cada quien llevaba su propio auto. Estaba cruzando una esquina a demasiada velocidad y mi auto comenzó a patinar. Pensando que me podía voltear, choqué contra un árbol a 50 mph.

No llevaba abrochado el cinturón de seguridad, y mi cuerpo fue propulsado hacia delante. La rodilla se me fue a la consola del medio y me disloqué la pierna y me fracturé la cadera. Pegué la cabeza contra el parabrisas, y me corté en varias partes. Pude salirme del auto y llamar rápidamente a mi amigo para decirle que había destrozado el auto. Él regresó, me levantó y me llevó a la sala de emergencias en donde me trasladaron por aire a Houston. Pasé tres semanas en la unidad de cuidados intensivos antes de que me dieran de alta. Esa noche fue la última vez que caminé correctamente en mi vida.

Comparte esta historia. Podrías salvar una vida.
Browser Not Supported

This version of Internet Explorer is no longer supported. Please upgrade to the latest version.